13 Tzameti (2005)

14 04 2011

El mejor ejemplo de cine indy de calidad con bajo presupuesto. Si las ideas son buenas y se tiene talento, gente como Géla Babluani consiguen hacer un film brillante. Además el director georgiano hace que su película vaya de menos a más durante sus 95 minutos, haciendo que acabes completamente metido en la trama. Interesante e impredecible, 13 Tzameti te introduce en una historia intensa y cargada de realismo.

Sebastian es un joven de 20 años cuya familia inmigrante está pasando por penurias económicas. Para intentar sacarles de esa situación, acepta seguir unas instrucciones de un hombre adicto a la morfina para conseguir sacarse un dinero fácil. Así, una casual serie de acontecimientos, y el hallazgo de una carta que contiene un billete de tren y una reserva de hotel, llevarán a Sébastien a embarcarse en un viaje del que todo desconoce… salvo la posibilidad de conseguir una pequeña fortuna. La oportunidad de acabar con la miseria en la que vive le armará de valor, pero Sébastien necesitará mucho más que eso cuando descubra su terrible destino…

La fotografía de la película es magnífica, entera rodada en blanco y negro y con una escena luminosa y realista. Esta fotografía le da a la película el toque indy que la hace distinta a las grandes producciones de Hollywood que estamos acostumbrados de ver. El reparto de actores independientes es completo y notable. En especial, la actuación del protagonista, George Babluani, el cual consigue en algunas partes de la película transmitirte su miedo y su angustia.

La trama está muy bien montada y argumentada, y te hace creer que cuenta una historia basada en hechos reales. El guión hace más creíbles las situaciones extremas a las que se ve sometido el protagonista a lo largo del film. Todo es un oscuro recorrido por grandes apuestas en las que la vida humana solo sirve para descargar adrenalina y por lo retorcida, cruel y fría que puede llegar a ser la mente humana. Aunque la película no cuente con grandes dosis de sangre o sustos, la atmósfera claustrofóbica y agobiante en la que se ve envuelto el protagonista causa verdadero terror. Quizás un tipo de terror mucho más psicológico que el de las películas de terror más famosas de los últimos tiempos.

Para terminar, una película muy recomendable para aquellos que a los que les guste lo diferente y lo original. No es de extrañar que junto con El Proyecto de la Bruja de Blair se haya convertido en uno de los estandartes del cine indy actual. Nota:  7,75

Anuncios