The Game (1997)

18 05 2011

Entretenida de principio a fin. Con un ritmo in crescendo, Fincher logra una vez más tenernos durante más de dos horas sin poder apartar la atención de la película. Un Michael Douglas espectacular, algo que no es muy común, pero un guión que a veces cojea y se deja llevar mucho por la casualidad.

El multimillonario Nicholas Van Orton (Michael Douglas) tiene todo lo que un hombre puede desear. Pero Conrad (Sean Penn), su díscolo hermano, aún es capaz de encontrar un regalo de cumpleaños que pueda sorprenderle: su ingreso en un club de ocio capaz de diseñar a su medida aventuras y pasatiempos exclusivos.

Sin duda el mayor punto a favor que tiene la película es su nivel de entretenimiento. Una sucesión de sorpresas y de situaciones cada vez más inverosímiles. En el aspecto técnico tampoco hay demasiado que comentar, ambientes lujosos y escenas buenas, pero nada que vaya a pasar a la historia del cine. Quizás el final en el que desemboca todo es lo más impactante, en la línea casi obsesiva de Fincher de darle una vuelta de tuerca a sus films. Michael Douglas hace un gran papel, aunque del resto del reparto no hay nada más fuera de lo común salvo un Sean Penn muy correcto.

El aspecto negativo de la película es quizás el guión, falto de un mensaje, vacío de significado. La película es puro entretenimiento, pero sin nada detrás. Además de estar hueca, algunas de las situaciones dejan mucho a la casualidad, es decir, quedan sin explicación de porqué han salido bien. Aún así, casi todas las partes tienen cierta coherencia. No hay que olvidar que el hecho de que quien “disfruta” del juego es un multimillonario le da cierto voto de confianza, puesto que lo más seguro es que en la realidad no podamos ni imaginar con que se divierte la gente que maneja estás fortunas. Le falta en algunos momentos ese punto independiente, que la separe del cine más comercial de Hollywood, pues la idea en que se basa la película no es precisamente una comedia romántica tipica de la meca del cine.

Impactante, trepidante pero sobre todo, entretenida. Una película que sin duda te hará pasar un muy buen rato. Te hará vibrar si te gustan las películas que te enganchan, con ritmo trepidante, un toque de acción y alguna que otra dosis de diversión. Nota: 7

Anuncios




El club de la Lucha (1999)

12 04 2011

Quizás una de las películas más polémicas de la historia. Esta fama está más que bien ganada, por lo controvertido y peligroso de su mensaje. Y tal vez es precisamente eso, lo peligroso del mensaje que nos transmite, lo que la hace una película tan atractiva. La predilección de su director David Fincher por la violencia no es algo nuevo, y su opera prima no iba a estar exenta de dicha agresividad. Aún así, esta violencia de la que hace gala está más que justificada, ya que no se entendería un mensaje tan inconformista sin ella.

Jack es un personaje insomne, hastiado de su gris y rutinaria vida. En un viaje en avión conoce a Tyler Durden, un carismático vendedor de jabón que sostiene una filosofía muy particular: el perfeccionismo es cosa de gentes débiles; en cambio, la autodestrucción es lo único que hace que realmente la vida merezca la pena. Jack y Tyler deciden formar un club secreto de lucha que tendrá un éxito arrollador.

La realización de la película le da en todo momento el toque lúgubre y sucio que se espera de ella. Personajes que se destapan como una especie de inadaptados sociales y unos escenarios en los que encajan a la perfección. El mensaje que nos transmite, a caballo entre anarquista y fascista, hay que entenderlo como una critica un tanto bestia a la sociedad consumista actual y el pozo al que se asoma. Quien la tenga como una propaganda de ideas políticas extremistas es que no la ha entendido bien. Tal vez su único fallo sea querer aventurarse en un terreno algo más teórico y filosófico entre el nihilismo y el desbarajuste que el ser humano es capaz de crear en su mente.

Las actuaciones de Edward Norton y Brad Pitt son tal vez lo mejor de la película. Ambos llegan a fundirse con su personaje a la perfección, haciéndote olvidar que son caras más que conocidas en Hollywood. Además, las escenas de acción no siguen coreografías tipicas, son luchas crueles y que se hacen ciertamente desagradables de ver. Esto le da un punto mucho más realista al film.

En conclusión, si te gustan las películas en las que además de ver un atractivo montaje visual, te hacen pensar, debes ver esta cinta. Si lo que vas buscando es una historia llena de hostias y peleas, esta no es tu película. Nota: 8,25