American History X (1998)

9 05 2011

Tremendo drama el que propone Tony Kayne en esta película. Un buen guión, una buena historia que contar y talento, es lo necesario para hacer una buena película, pero si a todo esto le sumamos una actuación espectacular de Edward Norton, se consigue algo como American History X. Lo que nos transmite Norton y la naturalidad con la que lo hace, hace comprensible su nominación al Oscar.

Derek (Edward Norton) es un joven skin head californiano de ideología neonazi, que fue encarcelado por asesinar a unos negros que pretendían robar su furgoneta. Cuando sale de prisión y regresa a su barrio, se encuentra con que su hermano pequeño (Edward Furlong), para quien Derek es el modelo a seguir, lleva el mismo camino que a él lo condujo a la cárcel.

Si hay una palabra que defina American History X es intensidad. Personajes, diálogos y escenas intensas. Sin duda alguna, la película te hará vibrar de principio a fin. Kayne no se corta un pelo a la hora de mostrar en pantalla escenas y frases no aptas para gente “sensible”. Aún así, la moraleja que nos transmite es clara, el odio engendra odio. Ya hemos hablado antes del gran trabajo que realiza Edward Norton en la película (consigue que te encariñes con un personaje del que no creerias poder hacerlo jamás), pero no solo él lo hace bien. Todo el ambiente que le rodea en el film goza de interpretaciones naturales y creíbles, su familia, amigos…

Kayne se atreve con una crítica a un mundo muchas veces criticado, el nazismo y el fruto de su semilla, las pandillas de adolescentes neonazis. Sin embargo, hasta ahora nadie había abordado el tema con tanta maestría. Un personaje que intenta borrar a toda costa su pasado, y que se ve reflejado en su hermano pequeño, que de manera inconsciente sigue sus pasos. Nos demuestra que por muy radicales y dañinos que sean los ideales de una persona, por mucho odio y racismo que demuestre, el ser humano es capaz de cambiar y de rectificar. La vida es demasiado corta para odiar, es demasiado corta para estar siempre cabreado.

Excelente, explícita y de mensaje positivo, es una cinta que debes ver si te gusta el cine con mensaje, que no está vacío, que no está hueco. Te hará ser un poco más consciente de los problemas y los prejuicios de la sociedad en que vivimos, de una realidad que no queremos ver. Nota: 8

Anuncios