El club de la Lucha (1999)

12 04 2011

Quizás una de las películas más polémicas de la historia. Esta fama está más que bien ganada, por lo controvertido y peligroso de su mensaje. Y tal vez es precisamente eso, lo peligroso del mensaje que nos transmite, lo que la hace una película tan atractiva. La predilección de su director David Fincher por la violencia no es algo nuevo, y su opera prima no iba a estar exenta de dicha agresividad. Aún así, esta violencia de la que hace gala está más que justificada, ya que no se entendería un mensaje tan inconformista sin ella.

Jack es un personaje insomne, hastiado de su gris y rutinaria vida. En un viaje en avión conoce a Tyler Durden, un carismático vendedor de jabón que sostiene una filosofía muy particular: el perfeccionismo es cosa de gentes débiles; en cambio, la autodestrucción es lo único que hace que realmente la vida merezca la pena. Jack y Tyler deciden formar un club secreto de lucha que tendrá un éxito arrollador.

La realización de la película le da en todo momento el toque lúgubre y sucio que se espera de ella. Personajes que se destapan como una especie de inadaptados sociales y unos escenarios en los que encajan a la perfección. El mensaje que nos transmite, a caballo entre anarquista y fascista, hay que entenderlo como una critica un tanto bestia a la sociedad consumista actual y el pozo al que se asoma. Quien la tenga como una propaganda de ideas políticas extremistas es que no la ha entendido bien. Tal vez su único fallo sea querer aventurarse en un terreno algo más teórico y filosófico entre el nihilismo y el desbarajuste que el ser humano es capaz de crear en su mente.

Las actuaciones de Edward Norton y Brad Pitt son tal vez lo mejor de la película. Ambos llegan a fundirse con su personaje a la perfección, haciéndote olvidar que son caras más que conocidas en Hollywood. Además, las escenas de acción no siguen coreografías tipicas, son luchas crueles y que se hacen ciertamente desagradables de ver. Esto le da un punto mucho más realista al film.

En conclusión, si te gustan las películas en las que además de ver un atractivo montaje visual, te hacen pensar, debes ver esta cinta. Si lo que vas buscando es una historia llena de hostias y peleas, esta no es tu película. Nota: 8,25





Balada Triste de una Trompeta (2010)

12 04 2011

Mi primera opinión, como no podía ser de otra forma, será sobre una película española. Quizás una de las películas hechas en territorio patrio más controvertidas de la historia de nuestro cine. En este film de la Iglesia da su particular visión de la España de posguerra, con personajes bien trabajados, con escenas muy potentes y con una trama excepcional, pero algo carente en cuanto al guión.

Año 1937. En plena guerra civil, tropas republicanas irrumpen en un circo, durante el espectáculo, para reclutar a sus empleados para luchar contra las tropas nacionales. Mucho tiempo después, en los últimos años del franquismo, dos payasos (Carlos Areces y Antonio de la Torre) luchan por el amor de una atractiva trapecista (Carolina Bang).

La estética que Alex de la Iglesia da a su película de principio a fin puede resultar dura para personas facilmente impresionables, pero si sabes mirarlo como es debido, resulta más que atractiva, grotescamente atractiva. La sangre no falta por supuesto en el film, que a veces peca de ser excesivamente violento. No voy a concretar escenas para no desvelar posibles spoilers. Técnicamente la película es correcta de principio a fin. La fotografía con colores apagados, grisaceos, le da un toque triste a la mayoría de escenas que le viene como anillo al dedo.

Los efectos especiales y el maquillaje son más que sobresalientes, y ayudan mucho a meterte de lleno en la película. Destacan las actuaciones de Carlos Areces, Carolina Bang o Terele Pávez, todos con una interpretación notable. Pero sin duda, el que se lleva el sobresaliente en este aspecto, es un enorme Antonio de la Torre, que clava el papel de “Sergio”. Como curiosidad, es la única película que he visto en mi vida en la que aparece Franco representado como una persona pacífica, tranquila, amigable y justa. Sin duda, es una curiosa representación del caudillo.

Para finalizar, recomiendo a todos que vean esta magnífica película. Grandes dosis de violencia con las que el director busca meterse en la mente de los espectadores y contarles su particular visión de la España de la posguerra. Nota: 7,5.





Presentación

12 04 2011

Bueno, con este post inicio mi aventura como bloggero. Llevaba mucho tiempo queriendo dedicar parte de mi tiempo libre a contar mi opinión sobre películas que veo. Esto lo hago porque siempre que tengo ganas de ver una película, tengo que meterme en páginas que dan una opinión basandose en unas estadísticas que en la mayoría de los casos no concuerdan con la verdadera calidad de la película. Por eso, voy a intentar opinar sobre películas que me gustan y recomiendo ver, pero también sobre películas que nunca debieron ser grabadas.

 

Para terminar, este blog es subjetivo, la valoración de estas películas las hago según mi propio criterio y probablemente a veces no concuerde con el de algunos lectores.